Hechos de la Justicia

 

 

LA NEGOCIACION COLECTIVA POR GRUPO ECONOMICO

Dr. Augusto Medina Otazú[1]


     

INTRODUCCCIÓN

El presente artículo tiene por objeto poner en debate la negociación colectiva dentro de un grupo económico empresarial. Nuestra historia legislativa peruana sólo ha permitido la negociación por empresa y la negociación por rama de actividad. En el Perú esta vedado la Negociación articulada es decir la negociación en más de un nivel y la negociación por grupo económico[2]; aunque ahora el Anteproyecto de Ley que comentaremos mas adelante es más permisible.

Al respecto las normas que rigen la negociación colectiva son

Artículo 28 de la Constitución Política

El estado reconoce los derechos de negociación colectiva... Cautela su ejercicio democrático:

2. Fomenta la negociación colectiva  y promueve formas de solución pacifica de los conflictos laborales.

La negociación colectiva tiene fuerza vinculante en el ámbito de lo concertado.

Convenio OIT Nº.  87.  art. 2

Los trabajadores sin ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen conveniente, asi como el de afiliarse a estas organizaciones con la sola condición de observar los estatutos de la misma.

Convenio OIT Nº.   98 art. 4

Deberán adoptarse medidas adecuadas a las condiciones nacionales cuando ello sea necesario, para estimular y fomentar entre empleadores y las organizaciones de empleadores, por una parte y las organizaciones de trabajadores por otra, el pleno desarrollo y uso de procedimientos de negociación voluntaria, con el objeto de reglamentar por medio de contratos colectivos las condiciones de empleo.

Se aprecia que tanto la Constitución del Estado como los Convenios de la OIT resguardan la autonomía de las partes para la negociación colectiva que ellas pacten (sindicatos y empresas); haciendo que en principio no exista prohibición de negociación en ningún nivel y ninguna forma de prohibición.

Las prohibiciones aparecen en normas infraconstitucionales como son el D. Ley 25593. Veamos:

Artículo 47 de la Ley 25593

Tendrán capacidad para negociar colectivamente en representación de los trabajadores:

a). Las convenciones colectivas de empresa, el sindicato respectivo o a falta de este los representantes expresamente elegidos por la mayoría absoluta de trabajadores.

b). En las Convenciones por rama de actividad o gremio, las organizaciones sindical o conjunto de ellas de la rama correspondiente.

El D. Ley 25593 lo que hace es simplemente mantener la constante del estado peruano por promover sólo un tipo de negociación, especialmente la de empresa y en segundo lugar el de rama de actividad. Como vemos en la legislación infraconstitucional las otras negociaciones colectivas no existen o son tan difíciles de practicarse, por la rigurosidad legislativa, que son vaciados de contenido.[3]

AMBITO DE NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Los niveles de negociación en el plano comparado son predominantemente los de empresa y la de rama de actividad. La doctrina le llama modelo descentralizado a aquel en que se negocia sobre todo en la empresa (como ocurre en el Perú) y modelo centralizado al de rama de actividad (Argentina, Brasil,  Uruguay, Estados Unidos y Japón).

El ámbito al cual se aplica el convenio colectivo se conoce como unidad de negociación. Esta coincidirá normalmente con el campo sobre el cual una organización sindical ejerza representación.[4]

Conforme con el artículo 4 párrafo 1 de la Recomendación 163 OIT, las legislaciones nacionales deberían permitir que la negociación colectiva se desarrolle a cualquier nivel. Corresponderá a las partes determinarlo. El estado no puede imponer ni prohibir uno[5] de los niveles de negociación en perjuicio de otros.

En base al principio de negociación libre y voluntaria establecida en el artículo 4 del Convenio 98 la determinación del nivel de negociación debería depender esencialmente de la voluntad de las partes, por consiguiente, dicho nivel no debería ser impuesto en virtud de la legislación. Ya en ocasiones el Comité de Libertad Sindical ha solicitado al Gobierno Peruano que en consulta con sus interlocutores sociales tome medidas para modificar la legislación de manera que las organizaciones de trabajadores, los empleadores y sus organizaciones puedan ejercer libremente y sin trabas el derecho de negociación colectiva a todos los niveles.[6]

En otras palabras dado que las organizaciones sindicales son los sujetos capacitados para negociar colectivamente, el ámbito negocial deriva del ámbito sindical. Esa manera de enfrentar la negociación ayudaría a resolver el problema y además permitiría dar sentido al nacimiento de una organización sindical. En el Perú existen sindicatos que no pueden ejercer la negociación colectiva si existe otro gremio de nivel superior que ya  esta negociando por ejemplo.

Esto debería llamar la atención, porque la prohibición negocial, es como si se cercenará uno de los mayores objetivos del sindicato. Una práctica interesante sería que todos los sindicatos de cualquier nivel pueden negociar sin obstáculos, pero para llegar a este nivel debe correr “mucha agua debajo del puente”.   

LA EMPRESA BAJO LA CONCEPCION DE GRUPO ECONOMICO

La evolución organizativa de las empresas habría dado lugar a tres configuraciones estructurales básicas y sucesivas. La estructura productiva simple, en primer término, son las creadas por los propios propietarios y quienes a su vez ejercen el liderazgo de la misma. En la segunda etapa coincide con la expansión vertical y horizontal de la organización, al adquirir una nueva estructura denominada  funcional, burocrática o maquinal, especialmente idónea para la división del trabajo intraempresarial y los modos de producción de bienes y servicios estandarizados. El tercer escalón evolutivo estructural coherente con las estrategias de diversificación de la producción consistiría en la aparición de las denominadas estructuras divisionales o multidivisionales que son las adoptadas por las empresas al acceder a productos o mercados novedosos. [7]

El presente trabajo básicamente esta dirigido a la última evolución empresarial que ha hecho perder los conceptos de propiedad exclusiva de una persona para convertirse en una propiedad donde se entrelazan intereses de todo tipo. Veremos que las sociedades anónimas que en un pasado cercano fue la revolución empresarial, han quedado limitado para afrontar los retos empresariales del siglo XXI.

En ese sentido, las dependencias no siempre se basan en las participaciones accionariales: Están también los acuerdos comerciales, las redes de sub contratación, los acuerdos financieros – redes financieras – con intercambio o no de participaciones, las asociaciones y pactos explícitos o no, que implican un proceso de perdida de la libertad de las decisiones de la empresa. En resumen, un conjunto amplio de mecanismo que genera dominación y dependencia en distintos grados.

Han adquirido gran auge en los últimos tiempos por ejemplo la tendencia hacía la organización empresarial en base a los denominados acuerdos cooperativos, sobre todo a partir de sistemas jurídicos como las franquicias o las relaciones de contratación y sub contratación en el seno de las cuales las relaciones a largo plazo y la confianza mutua son a menudo más importantes, estables y duraderas que las propias vinculaciones accionariales. No resulta casual, en este sentido la continúa aparición de nuevas modalidades de contratos mercantiles atípicos y especiales encargados de otorgar forma jurídica a las nuevas modalidades y estrategias de cooperación empresarial: además del franschising y las joint ventures, destacan, en ese sentido, otros como el outsourcing en sentido estricto (arrendamiento de servicios informáticos), las licencias de patentes y marcas, los contratos de asistencia técnica, etc.

De acuerdo al Dr. Francisco Gómez Valdez[8] , el Empleador como Grupo Económico son aglutinamientos económicos financieros formados para la explotación exclusiva de una actividad económica determinada, para tal fin crea “holdings” encargados de gerenciar los asuntos legales, económicos, financieros y hasta tributarios del grupo. Es un conjunto de sociedades aparentemente autónomas, pero sometidas a una dirección económica unitaria”. Entre las empresas que forman el grupo económico existe una absoluta discreción ente todas las actividades que ejercen, de ahí que entre el derecho (conformación jurídica) y el hecho (actividades que ejecutan) existirá un absoluto divorcio, pues pretenderá siempre entrever y hasta demostrar una independencia jurídica para los fines lucrativos que persiguen. Por eso es difícil, en este estadio, poder determinar con claridad los lazos de subordinación que existen entre las personas que allí laboran.

 

EL EMPLEADOR LABORAL COMO GRUPO ECONOMICO

El derecho laboral tenía que desarrollarse a la misma o mayor velocidad que lo hacía el derecho empresarial, por cuanto el empleador cada vez gana el  anonimato y sus pingues ganancias se intensifica, a medida que la empresa adquiere mayor poder. Los trabajadores producen a mayor escala, pero no saben muchas veces cual es el origen o destino de su producción.

Claro que en esa diversificación de la titularidad de la empresa, el empleador como denominación laboral ha sufrido algunos cambios, que el derecho laboral debía incorporar para conocer e identificar a la contraparte del conflicto laboral.  Según la vocación protectora y tutelar del ordenamiento laboral en la experiencia se ha tratado de dar cabida a los grupos económicos de modo principal, a través de un intenso y controvertido proceso de reinterpretación de las categorías jurídico laborales tradicionales del empleador (sujeto contractual patrimonialmente responsable) y de la empresa (ámbito de referencia para la formulación y la aplicación de normas laborales).

 A partir de ello la reconducción de los grupos a la noción del empleador laboral no se ha producido hasta ahora, pese a lo comúnmente proclamado por la doctrina De hecho siguiéndose los paramentos propios de la doctrina tradicional las cualidades del empleador laboral viene siendo, en el fondo, siempre referida a personas físicas o a personas jurídicas. Una respuesta a esta concepción dotar de una racionalidad política legislativa  para identificar un fondo patrimonial donde hacer efectivos a favor del trabajador y  los deberes económicos originados por la relación laboral.

El binomio persona física- persona/ persona jurídica únicamente deja resquicio en el entendimiento tradicional de la figura del empleador para una tercera posibilidad: el grupo de empresarios sin personalidad jurídica. El contrato de trabajo de este modo se considera objeto de una titularidad compartida en la parte empleadora cuando el mismo se suscribe o se disfruta por todas las personas físicas o jurídicas que integran un grupo; o bien por uno de ellos solamente, pero en nombre de todos los demás. Se trata pues, propiamente de una pluralidad de empleadores o cotitularidad del contrato de trabajo; situación en la cual la responsabilidad patrimonial frente al trabajador debe ser de carácter solidario, alcanzando a todos los empresarios co empleadores por igual. Sobre dicho esquema interpretativo básico, implícitamente asumido por la doctrina del Empresario aparente, se comenzó de hecho a fundamentar la reconducción de los grupos – rectius, de ciertos tipos de grupos.

INDICIOS PARA CONSIDERAR A UN EMPLEADOR COMO GRUPO EMPRESARIAL

Según la doctrina española, son básicamente cinco los “indicios” o “circunstancias” especiales que apreciados en su conjunto – al menos a partir de la particular intensidad de algunos de ellos la posibilidad  de considerar como empresarios responsables a una pluralidad de componentes del grupo:

1.             La existencia de prestaciones laborales al grupo de forma indiferenciada, acumulativa, indistinta o común a favor de las distintas empresas del grupo; pudiendo hablarse de tal modo de una plantilla única en el sentido de la inexistencia de marcos de organización, dirección y gestión diferenciada en los que se desenvuelvan las relaciones laborales de cada filial con sus trabajadores.

2.             La confusión de los patrimonios de las distintas sociedades del grupo o caja única dado que las meras interconexiones accionariales personales o contractuales no justifican por ejemplo el que se haga frente de modo indistinto a pagos y a ingresos o el traslado de cantidades de dinero entre empresas del grupo sin que el mismo constituya un precio o el traspaso de propiedades inmobiliarias debiendo llevar la unidad de beneficios y de resultados a la unidad de las responsabilidades.

3.             La actuación unitaria del grupo o dirección unitaria del conjunto de empresas agrupadas bajo unos mismos dictados y coordenadas a partir de una relación vertical de dominación que excluye cualquier posibilidad de comportamiento autónomo por parte de las empresas dominadas por parte de la dominante. A falta de los de los elementos anteriores este tercer indicio tiende a ser relativizado no pudiendo apreciarse la existencia de una unidad de empresas si concurren únicamente, por ejemplo, la coincidencia de personas en los órganos directivos, una dirección comercial única, una programación operativa parcialmente conjunta o un proceso de reorganización interna o plan estratégico dirigido por la dirección del grupo.

4.             La apariencia externa de unidad empresarial, como rasgo también de carácter demasiado abierto e impreciso que del mismo modo que el anterior no suele determinar por si mismo la presencia de un grupo sino que solo se considera concurrente en conexión con alguno de los dos o tres anteriores.

5.             La búsqueda mediante la configuración artificiosa de empresas aparentes sin sustrato real de una dispersión o elusión de las responsabilidades laborales, asi como en general la concurrencia de una utilización abusiva de la personalidad jurídica independientemente de cada una de las empresas en perjuicio de los trabajadores. Una cláusula general o de cierra en la cual los tribunales laborales incardinan con frecuencia supuestos como los de “infracapitalizacion” de sociedades controladas por otras (esto es la falta de provisión de un capital adecuado para el desarrollo de su objeto social bien inicialmente o bien por haber sido desprovista del mismo) o la creación de sociedades de carácter puramente instrumental para descapitalizar a otras con deudas laborales.

 

NORMAS  Y JURISPRUDENCIA SOBRE  SOBRE GRUPO ECONÓMICO

Se ha señalado que  Ley General de Sociedades no es un instrumento legal donde deben aparecer las figuras de los contratos asociativos empresariales, lo que podríamos definir como Grupos Económicos. Al respecto el Dr. Callirgos señala[9] que estos Contratos deben estar en un futuro Código de Empresa o Ley General del Empresario.

En ese Código que se estaba trabajando en la Comisión Redactara del nuevo Código de Comercio, Ley 26595, ya habían adelantado preliminarmente el Libro III  incluir el titulo I de los Contratos Empresariales, Capitulo I Disposiciones Generales; Capitulo II de la Asociación en Participación, Capitulo III Consorcio, Capitulo IV del Contrato de riesgo Compartido (Joint Venture), Captitulo V del Grupo Empresarial (Holding).  En el Título II de los Contratos Mercantiles se ha incluido en 10 capítulos los contratos de Cuenta Corriente Mercantil, Seguros, Transportes, Fideicomiso, Franquicia, Corretaje, Agencia, Comisión, Distribución y Tarjeta de Crédito.

Si bien hasta la actualidad no se encuentra legislado en un cuerpo legislativo la denominación de Grupo Económico, si existe normatividad que detecta estas situaciones empresariales.

Por ejemplo el artículo 13 de la Ley General del Sistema Concursal señala:

Para efectos de la presente Ley, son relaciones que evidencian vinculación entre deudor y acreedor la siguiente:

g) La integración común de un grupo económico en los términos señalados en la ley de la materia.

El Artículo 24 de la Ley del Impuesto a la Renta, D. S. 122-94EF, define el conjunto económico o vinculación económica[10] del siguiente modo:

Para efecto de lo dispuesto por la Ley se entenderá que existe conjunto económico o vinculación económica cuando se de cualquiera de las siguientes situaciones: 

1.             Cuando una persona natural o jurídica posea más del 30% del capital de otra empresa, directamente o por intermedio de un tercero.

2.             Más del 30% del capital de dos empresas pertenezcan a una misma persona natural o jurídica, directamente o por intermedio de una tercera.

3.             Cualesquiera de los casos anteriores, cuando la indicada proporción de capital pertenezca a los cónyuges entre si o a personas vinculadas hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad.

4.             El capital en dos o más empresas pertenezcan en más del 30 por ciento a socios comunes a estas.

5.             Las empresas cuenten con directores, gerentes administradores y otros directivos comunes que tengan poder de decisión en los acuerdos financieros y comerciales que adopten.

6.             Dos o más empresas consoliden estados financieros.

7.             Una empresa efectué el 50% o más de sus ventas de bienes o servicios a una empresa o a empresas vinculadas entre si durante los dos meses inmediatos anteriores al mes en que ocurra la transacción.

8.             Exista un contrato de colaboración empresarial con contabilidad independiente, en cuyo caso el contrato se considerará vinculada con cada una de las partes contratantes.

9.             Cuando una empresa no domiciliada tenga uno o más establecimientos permanentes en el país, en cuyo caso existirá vinculación entre la empresa no domiciliada y cada uno de sus establecimientos permanentes y entre los estable3cimientos permanentes entre si.

Según  la Superintendencia para registrar como Grupo Económico a las Empresas es necesario:

Establecer las personas jurídicas pertenecientes al grupo económico de la empresa y las personas naturales que actúan como una unidad de decisión, adjuntando la manera como está organizado el grupo económico. Se presume la existencia de grupo económico cuando se ejerce el control de una persona jurídica debido a que la mayoría de los miembros del directorio u órgano equivalente de esta persona jurídica se encuentran vinculados por riesgo único al grupo económico.[11]

El INDECOPI cuando resolvió un caso referido al control de concertaciones en el sector eléctrico Exp. 004-1998/CLC  del 23 de diciembre de 1998  en relación a la solicitud de autorización previa de la adquisición de acciones de Generandes Perú S.A., presentada por la Compañía Eléctrica Cono Sur S.A. señalan:

El artículo 2 inciso g) del Reglamento de la Ley Nº 26876, establece que las empresas que participan en la operación son aquéllas que intervienen en la misma así como todas las que son parte de su grupo económico en los términos de la Resolución SBS Nº 001-98, es decir el conjunto de empresas que responde al control de la misma persona o empresa. El control se define como la influencia preponderante y continua sobre las decisiones de los órganos de decisión de una empresa.

En consecuencia las razones valederas de la existencia del Grupo Económico como una entidad existente en el Perú se encuentra por demás probado. Asi lo ha establecido la Doctrina, la Legislación y la jurisprudencia, en consecuencia resulta  real la existencia del grupo económico y su funcionalidad. Si es factible en la vida empresarial que razones valederas impediría la negociación colectiva por Grupo Económico.

En la actualidad, en el Perú,  existen 222 grupos económicos constituidos de acuerdo a la información difundida por su página Web de la Conasev. Para una muestra permítame señalar dos grupos constituidos.

GRUPO  CEMENTOS PACASMAYO S.A.A.

CEMENTOS PACASMAYO S.A.A.

CEMENTOS SELVA S.A.

COMPAÑIA MINERA PATIVILCA S.A. R

DINOSELVA S.A.C.

DISTRIBUIDORA NORTE PACASMAYO S.R. LTDA.

EMPRESA DE TRANSMISION GUADALUPE S.A.C.

INMOBILIARIA CNP S.A.C.

INVERNOR S.A.C.

GRUPO ECONÓMICO: ALICORP S.A.A.
AGENCIAS RANSA S.A.

ALICORP S.A.A.

ALMACENERA DEL PERU S.A.

ALMACENERA DEL PERU TACNA S.A.

ARTEFACTOS PERU PACIFICO S.A.

COMPAÑIA ALMACENERA S.A. R

CONSORCIO DISTRIBUIDOR IQUITOS S.A.

CORPORACION COMERCIAL DEL AMAZONAS S.A. 3

CORPORACION GENERAL DE SERVICIOS S.A

DEPOSITOS ESPECIALES AREQUIPA S.A.

DISTRIBUIDORA DEL ESPINO S.A.

INDUSTRIAS DEL ESPINO S.A.

INTERAMERICA DE COMERCIO S.A.

MULTIMERCADOS ZONALES S.A.

ORUS S.A.

ORUS SELVA S.A.

PALMAS DEL ESPINO S.A.

RANSA COMERCIAL S.A.

ROMERO TRADING S.A.

SAMTRONICS PERU S.A. 10

SAMTRONICS TACNA S.A.

SANTA SOFIA PUERTOS S.A.

SERVICIOS ELECTRONICOS INTEGRALES S.A.

TERMINAL INTERNACIONAL DEL SUR S.A.

WITT S.A. CORREDORES DE SEGUROS
 

LOS TRABAJADORES Y EL GRUPO ECONOMICO

Los trabajadores siempre han identificado la negociación colectiva como mecanismo de mejorar su situación económica y de condiciones de trabajo. Cuanto mayor sea los niveles de negociación será mejor a sus intereses.

Esta demanda laboral ha generado innumerables problemas de conflicto, como aquella de los trabajadores mineros y metalúrgicos que pretendían una negociación colectiva articulada, en varios niveles de negociación (especialmente rama de actividad y empresa) cuya consecuencia genero la muerte del dirigente Saul Cantoral o la negociación por Grupo Económico propulsada por el Dirigente Enrique Castilla, en el Complejo Textil La Unión de propiedad del Grupo Brescia, quién lamentablemente también fue muerto.[12]  

Consideramos que los trabajadores también pueden adecuar su estructura organizativa y a tenor de la legislación de la OIT existe libertad para adecuar su estructura a la que más se adecue, además podrían conformar organismos de grado superior como Federaciones. 

Los trabajadores al identificar donde se concentra el mayor poder económico del cual son productores, pueden equilibrar una mejor distribución de la riqueza a través de mecanismo de negociación colectiva.

PROYECTO DE LEY: A LA ESPERA DE SU ATENCION

El Congreso de la República tiene entre manos un reto importante para modificar íntegramente la legislación laboral y entre ellos la negociación colectiva. Esperemos que esta discusión sea resuelta cuanto antes. En cartera de la Comisión del Trabajo del Congreso de la República se encuentra el Proyecto de Ley 67-2006-CR, Ley General del Trabajo.

El artículo 333 del referido Proyecto señala:

Pueden constituir sindicatos: Inciso 2).- De Grupos de Empresas.......

Por otro lado el artículo 6 del Proyecto de Ley ya mencionado señala existe:

Grupo de Empresas cuando varias de estas jurídicamente independientes, constituyen y actúan como una unidad económica y productiva de carácter permanente y están sujetas a una dirección única de contenido general.

Cuando un trabajador ha prestado servicios en cualquiera de las empresas que conforman un grupo, estas son solidariamente responsables por el pago de las remuneraciones y beneficios sociales.

Como se aprecia se abre la posibilidad de formar sindicatos por Grupo de Empresas y a su vez estos sindicatos pueden plantear una negociación colectiva con el Grupo de Empresas donde laboran. Sin embargo el concepto jurídico  de Grupo de Empresas aún todavía no recoge una definición moderna del derecho empresarial que ofrece a los sujetos económicos formas institucionales ad hoc, dotadas o no de personalidad jurídica, que sirven para articular la cooperación interempresarial de carácter horizontal, tales como las unidades temporales de empresa.

Creo que el Grupo de Empresas no se produce únicamente por la relación económica y productiva, existen otros vínculos tenues y hasta a veces imperceptible como ya fue definido anteriormente y la dirección no siempre es permanente en otras es temporal.

Los contratos modernos no sólo son producto del liberalismo jurídico, son también el resultado del acelerado cambio experimentado en el tráfico comercial que a su turno es producto del avance de la ciencia y la tecnología. [13]  A ese mismo ritmo debe ir el derecho laboral colectivo y no dejarse llevar ventaja por el Derecho Empresarial. Una muestra de cómo las empresas transnacionales se han desarrollado en los últimos decenios,  pero vemos como actualmente ya se viene discutiendo una negociación colectiva internacional.

IMPORTANCIA DE LA NEGOCIACION DE GRUPO ECONOMICO

La negociación colectiva es un instrumento esencial para la normalización de la empresa de grupo. De hecho, es justamente en sede negocial donde puede hallarse en nuestra experiencia interna las más interesantes avanzadas soluciones reequilibradoras de los intereses laborales y empresariales: desde la regularización de la movilidad laboral, hasta la concertación de los procesos de creación y reorganización grupal, pasando por la instauración de formulas estables de interlocución a dicho nivel 

No se trata ya sólo de que la ley no ofrezca, hoy por hoy soluciones para éstas y otras cuestiones; sino que en puridad no puede hacerlo solventemente conteniendo regulaciones uniformes o universales válidas. La normalización de los grupos requiere de la presencia activa de la autonomía ( “autorregulación”); lo cual aparte de dejar entrever la más pura esencia de la negociación colectiva como institución   laboral y como pieza central del sistema de relaciones laborales, responde al carácter flexible y reflexivo del derecho de los grupos. En ese sentido, ya ha sido suficientemente recogida – y matizada – con anterioridad la conocida tesis según la cual los grupos serían justamente un novedoso “sujetos colectivo” en el que los empresarios confiarían como alternativa a las tradicionales asociaciones patronales “de respuesta” para una más útil defensa y promoción de sus intereses económicos y sociales.

La negociación colectiva constituye un medio de acción clave asi pues desde la óptica empresarial, para la flexibilidad y la adaptabilidad en la gestión de los recursos humanos, al margen de su cualidad como sede de regulación periódica y estable de los derechos y obligaciones laborales. Desde la perspectiva de los trabajadores, ello supone como contrapartida la extensión sobre el panorama global de las relaciones laborales, de un “principio de democracia social” (intensificación del principio contractual en la organización del trabajo. Y ello se refleja decisivamente en los contenidos de la negociación, que asume ahora aquellas material y cuestiones claves de trascendencia colectiva, en la organización laboral – una vez que la competitividad empresarial no depende tanto, en el nuevo entorno de la reducción de los costes laborales, cuanto de su capacidad, cualificación y formación.

El convenio 98 de la OIT y sus recomendaciones y la Constitución Política del 93 no impiden la negociación colectiva por grupo económico. La barrera es el D. Ley 25593, norma de carácter inconstitucional en cuanto limita la acción sindical. Queda en el Parlamento la posibilidad de reorientar esta política antisindical, adoptando el estado un fin promotor y no obstructor.


 

NOTAS:

[1] Con estudios de Maestría de la Unidad de Post Grado Unidad de Derecho del Trabajo y Seguridad Social Universidad Nacional Mayor de San Marcos

[2] Incluso actualmente ya se discute una negociación colectiva internacional, donde los trabajadores que laboran en empresas transnacionales como la  Nestlé y la OIT, van abriendo camino aunque todavía en propuestas interesantes. Al respecto podemos revisar José Marcos Sánchez. La Negociación Colectiva y el Código. Diagnósticos y Propuestas para los Sindicatos de Nestlé para América Latina. Lima. OIT, 2000. “ ...

El sustento normativo de esta modalidad de negociación colectiva está dado por las normas internacionales de la OIT, concretamente los Convenios 87 y 98, en tanto que consagran la autonomía de los sujetos sociales para autorregular sus respectivas relaciones. Ello comprende, entre otras cosas, el derecho de definir el nivel o ámbito en el que se entablará la negociación, no existiendo impedimento alguno para que se dé la negociación en un ámbito internacional, si es que así lo acuerdan las partes. En otras palabras, el orden jurídico internacional en materia laboral sustenta la autonomía de los actores sociales, lo que permite

plasmar una negociación colectiva internacional.

[3] El artículo 45 y 46 del D. Ley 25593 son muy reglamentaristas orientando con énfasis a que sí la empresa se niega a negociar en otros niveles adicionales poco podría hacer el estado para fomentar otro tipo de negociación. Al contrario el estado debiera promover mayores niéveles de negociación, para buscar soluciones más integrales al problema laboral.

[4] La legislación permite cuatro ámbitos de organización sindical: La Empresa (e inclusive unidades menores al interior de ella, como la categoría, sección, o establecimiento), la actividad, el gremio y los oficios varios. Como se aprecia no existe la sindicalización por Grupo Económico.

[5] Al respecto se puede consultar en Javier Neves Mújica. Negociación Colectiva: Parte General y sujetos y niveles. pag. 17.

[6] Miguel Canessa M. Las violaciones a la Libertad Sindical en el Perú (1980 – 2003). Los Pronunciamientos de los Órganos de la OIT CEDAL. Pag. 146

[7] Jesús Baz Rodríguez. Editorial Comares. Relaciones de Trabajo en la Empresa de Grupo. Granada 2002

[8] Francisco Gomes Valdez. Derecho del Trabajo. Relaciones Individuales de Trabajo. Editorial San Marcos.1996. Pág. 159 a 160.

[9] Dr. Ricardo Beaumont Callirgos. Comentario a la Ley General de Sociedades.

[10] Pnkas Flint. Tratado de Drecho Concursal. Volumen I,  Editora Grijley. pag. 249 y 250

[12] Se puede ver en:  www.cverdad.org.pe

[13] Max Arias Schreiber Pezet. Los Contratos Modernos. Gaceta jurídica. Marzo 1996.  pag. 5

               

 


 

 

HOME