Hechos de la Justicia

 

 

PERFIL DEL MAGISTRADO PERUANO

-Aportes a su definición-

Ernesto Lechuga Pino

Consultor CNM – Banco Mundial


   

El desarrollo y gestión de las corporaciones públicas y privadas, requiere en la actualidad de una serie de herramientas y referentes técnicos para la optimización de sus recursos humanos y asumir con eficiencia el siempre ingente desafío de seleccionar a las personas que se encuentren idóneamente preparadas para el desempeño de una función. Estas situaciones han encontrado una vía de atención en la elaboración de los perfiles vinculados a una determinada función o cargo.

El perfil, desde las ciencias que estudian los recursos humanos, es el conjunto de conocimientos y experiencias indispensables para el óptimo desenvolvimiento en determinada actividad. Así, el perfil del magistrado está constituido por valores, principios y competencias profesionales; necesarias para el eficiente cumplimiento de la función judicial o fiscal. Constituye un factor integrador de su respectiva carrera, compuesto por los elementos ineludibles para la evaluación de idoneidad y desempeño de los magistrados.

El tratamiento imperativo de la problemática de los recursos humanos en la judicatura nacional, constituye una de las prioridades pendientes de la reforma judicial, cuyos presupuestos sustantivos deben estar reflejados en el perfil del magistrado, con la finalidad de contribuir a la gestión institucional de la carrera judicial y fiscal que realizan internamente el Poder Judicial y el Ministerio Público, así como a la gestión externa que desde sus facultades legales desarrolla el CNM sobre ambas carreras.

A partir de agosto de 2006, el Consejo Nacional de la Magistratura, con el apoyo del Banco Mundial, viene liderando la elaboración de los anteproyectos de perfiles del juez y fiscal peruano, en la perspectiva de aportar al fortalecimiento del sistema de administración de justicia en el país. Para ello, se sistematizó toda la información nacional e internacional, se realizaron una serie de consultas y entrevistas con autoridades, jueces, fiscales y representantes de la sociedad civil; así como se valoró el aporte de la experiencia comparada; habiéndose logrado un primer anteproyecto sobre el Perfil del Magistrado Nacional, que constituirá insumo básico para la elaboración –en una segunda fase– de los perfiles especializados de jueces y fiscales por niveles y materias.

El anteproyecto de Perfil del Magistrado Peruano, desarrolla su tratamiento desde una perspectiva univoca e integral. Está compuesto por contenidos indispensables y definitorios. Los primeros son los principios y valores inamovibles, inseparables al ejercicio de la actividad judicial y fiscal, en el contexto de un Estado constitucional de derecho y aplicables a la judicatura en cualquier parte del mundo; entre los principios tenemos la independencia, imparcialidad, legalidad, humanismo, competencia profesional; y entre los valores la equidad, honestidad, integridad personal, y vocación de servicio. 

Los contenidos definitorios, confieren identidad propia al perfil del magistrado nacional, al modelo de justicia que aspira la sociedad, máxime en un país como el nuestro caracterizado por la pluriculturalidad y con serías complejidades políticas e institucionales. Entre los definitorios están las convicciones democráticas y constitucionales, la habilidad para identificar-solucionar problemas jurídicos y sociales, la capacidad de gestión y administración, el conocimiento de la realidad nacional y la cultura local, así como el criterio de patrimonialidad.

En este contexto, la aplicación del perfil se inicia con los criterios que proporciona a los procesos de selección y evaluación de candidatos para el nombramiento de nuevos funcionarios judiciales y fiscales, luego en el trayecto del ejercicio de sus funciones orienta al magistrado en su maduración profesional y crecimiento personal; establece pautas de capacitación contínua, encaminadas al ascenso y a la superación constante en su respectiva carrera. Igualmente, ofrece los elementos rectores para el diseño y aplicación de políticas dirigidas a establecer un régimen administrativo y disciplinario de estos servidores.

La experiencia comparada en materia de perfiles, revela la existencia de ocho precedentes provenientes de organismos internacionales, ya sean estos de carácter universal, regional o gremial de la judicatura. En lo referente a la regulación por países, se encontraron un total  de 20 instrumentos, entre los que destacan perfiles de la magistratura y códigos de ética judicial. El análisis comparado permite establecer que la construcción de los diversos ordenamientos jurídicos vinculados al perfil y la ética del magistrado en el mundo, tienen un origen común, aplicables a jueces y fiscales, así lo expresan el Estatuto Universal de Juez, la Carta Europea sobre el Estatuto de los Magistrados, el Código Ético del Magistrado Ordinario de Italia y el Código Judicial de la Corte Suprema de Panamá; que ratifican la concepción unívoca del perfil del funcionario de la administración de justicia.

Finalmente, es importante que los aspectos críticos de los recursos humanos del sistema de justicia, estén reflejados en el perfil del magistrado, aportando a través de este referente, alternativas para la solución progresiva de uno de los principales factores de la problemática judicial. Para ello, se requiere que los contenidos del perfil sean asumidos por las instituciones del sistema judicial como una política pública de la administración de justicia, de carácter permanente y aplicación vinculante.

El desafío de contar con un perfil para la magistratura peruana, deberá ser necesariamente el producto de un esfuerzo multisectorial e interdisciplinario, desarrollado bajo el liderazgo del CNM, institución dotada de la legitimidad y autoridad para emprender esta tarea, que compromete no solo a la judicatura sino al país en su conjunto.

 

Lima, diciembre de 2006.


 

 

HOME